BILLIONS. 1X02.


    NAMING RIGHTS. BILLIONS. 1X02. (Aviso Spoilers)

     Después del interesante y prometedor episodio piloto emitido la semana pasada, llega este segundo capítulo que viene a confirmar que estamos ante una de las grandes bazas de la cadena para la nueva temporada.

     Un capítulo que trae un episodio más en la lucha de poder de las dos grandes figuras sociales que son el multimillonario y el fiscal general.
     El capítulo, que comienza con la celebración de una multitudinaria gala benéfica en la que se dan cita los miembros de la más alta clase social norteamericana, en la que no puede faltar Bobby Axelrod, nos deja uno de los momentos más llamativos del capítulo. Un antigüo compañero de Axe, Steven Birch, es notificado que es el centro de investigación por unas transacciónes económicas realizadas un tiempo atrás.(Recordemos que dicha información fue filtrada a la prensa por el propio Axe).

Lo cual lleva al fiscal general Chuck Rhodes a centrar su lupa en este nuevo objetivo. Si bien más adelante en el episodio, vemos que ambos llegan a un acuerdo para evitar el juicio, a sabiendas que la maniobra lleva la firma del propio Axe.

     Por otra parte, la trama de este capítulo, casi en su totalidad centrada en Bobby Axelrod y su entorno, nos lleva a las entrañas de la compañía de éste. Dentro de la misma, se produce en un momento dado, la sorpresiva intervención de una serie de agentes de una comición anti-fraude, que después de una serie de hostiles interrogatorios, se descubren como parte de un simulacro orquestado por el propio Axelrod con el fin de poner a prueba a su dubitativo equipo.

     Pero en este movimiento estratégico, el protagonista deja fuera a su directora de RRHH y esposa de su rival, en lo que parece una prueba más de su lealtad. Algo que ella le reprocha al momento de saber la realidad de la situación.

     Además, la jugada tiene especiales repercuciones para uno de los empleados, que al mostrar durante la intervención, ciertos movimientos poco acordes con la política de la compañía, es fulminantemente despedido. Pero que al saber tanta información referente a los movimiento internos de la poderosa compañía, es claramente advertido del peligro que corre si se le ocurriera difundir algo en contra de ésta. Lo cual nos viene ha dar una demostración de la capacidad de influencia y poder que puede llegar a tener el popular directivo.

     Otro momento interesante que nos deja el episodio, es ver como el multimillonario empresario logra infiltrar a una figura dentro del círculo del fiscal general de los EEUU. Valiéndose para ello de lo que será su arma secreta en los asuntos menos morales, que no es otro que el enigmático Sr. Hall. Un personaje que ya se desvela como de los más interesantes, tanto por sus métodos, como por la manera de llevarlos a cabo.
     Para terminar el episodio, a modo de epílogo, nos deja la última excentricidad del millonario, al pagar una importante suma por cambiar el nombre de un importante edificio en la ciudad. Pero que esconde en su acción una vieja venganza hacia la familia poseedora del nombre en ese momento.

     Como decía al comienzo del artículo, un más que interesante episodio. Que deja evidenciar que la batalla de poder entre estos dos colosos no ha hecho más que dar sus primeros pasos.

Entradas populares