11.22.63. LA MINISERIE.


   
MINISERIE 11.22.63. UN PRODUCTO MÁS DE LA MANO DE J.J ABRAMS.

     En Febrero de este año la cadena NBC a través de su distribuidora de contenidos online Hulú, lanzaba la miniserie de ocho capítulos 11.22.63 basada en la novela 22/11/63 del popular autor Stephen King. Con nombres tan conocidos en la producción como el propio autor y el carismático J.J Abrams.
    La novela fue publicada en Noviembre de 2011, y aunque en un principio el nombre pensado por el autor era Split Task, finalmente se optó por el actual en relación a la fecha del ataque al presidente Kennedy con el final conocido por todos.
    Destaca como curiosidad que la idea de la novela rondaba por la cabeza de King ya desde poco después de su primera novela "Carrie" pero sea por su poca experiencia o por el gran trabajo de documentación exigida, tuvo que esperar hasta 2011 para ver la luz.
    Además, representa una obra dirigida a un público no frecuente del autor, debido a lo lejos que está la historia de esas tramas de terror habituales y a las que nos tiene acostumbrado el mismo.

    En cuanto a la serie en cuestión, que es de lo que trata esta entrada, cuenta con James Franco como personaje principal. Interpreta a Jake Epping, un joven recién divorciado y algo perdido en cuanto a sus planes de futuro, cuya vida da un vuelco radical cuando el dueño de la cafeteria a la que acude a diario (Chris Cooper) le confiesa su secreto mejor guardado. Éste posee en la trastienda un armario que en realidad es una puerta al pasado. Pero al atravesarla el destino siempre es el mismo, 1960.
    Después de explicarle cómo funciona ese pasillo temporal, y debido a su delicado estado de salud, le confiere la misión que él ha intentado llevar a cabo sin éxito, que no es otra que permanecer en el pasado hasta la fecha del asesinato de JFK con la intención de evitarlo.


    Aquí comienza la aventura de Jake, que aunque al principio tiene sus dudas sobre su capacidad para la misión, finalmente se involucra con la misma de forma casi obsesiva. Aunque gran culpa de ello lo tiene el amor. Ya que en este tiempo conoce a la que cree es la mujer de su vida, Sadie Dunhill (Sarah Godon), a pesar de pertenecer a épocas distintas.
    De manera también circunstancial, conoce al que será su colaborador en la misión, Bill (George McKay), aunque su relación choque frecuentemente debido a los intereses reales de ambos.
    Así, entre ellos, tratan de seguir la pista al que por razones obvias saben que será el autor del atentado, Lee Harvey Oswald (Daniel Webber). Pero lo que descubren va más allá de las infinitas teorias conspiratorias sobre el asunto. Con contactos que incluyen a importantes personalidades de la CIA, el FBI y el propio Gobierno, e incluso con la mismísima KGB.

    Con lo que la misión encomendada se prolonga durante varios años, en los que los protagonistas viven todo tipo de aventuras, persecuciones, amenazas e incluso intentos de eliminarlos. Pero su principal enemigo es el propio "Tiempo" que de una u otra manera pone constantes obstáculos para que los hechos no sean modificados.

 

  En resumen, una miniserie que tiene su punto fuerte en una muy lograda ambientación de la época, acompañada por un evidente gran trabajo de documentación (referido a la novela). Además de crear frecuentes escenas de tensión al estilo de las mejores historias de espías de la guerra fría.
    En cuanto al desarrollo de la trama, contiene buen ritmo en general. Aunque decae un poco, este mismo, durante los capítulos intermedios, se soluciona de buena manera en los capítulos finales.


    Con un final que se podria interpretar como abierto y sin unos claros ganadores o perdedores, podria recomendar esta miniserie a aquellos que busquen un producto de entretenimiento sin más. Sobre todo para quien le interese especialmente la convulsa época en la que se ambienta, con el trágico transfondo de la guerra fria y el atentado al presidente Kennedy, que para muchos hizo al mundo de una forma diferente a como hubiera sido.
    Mejor o peor, es algo que no entro a valorar porque no es el momento ni el lugar para ello...o quizás si.


Entradas populares