ORANGE IS THE NEW BLACK (Temporada Cuatro)


         Cuarta temporada de la comedia dramática de Netflix. 

   Un análisis de la temporada completa.

     Hace casi dos meses que la plataforma Netflix lanzó la cuarta temporada de una de sus joyas. "Orange is the new black". Y tengo que reconocer que no tenía en mente dedicar una entrada a la serie en el blog, pero después de ver la temporada al completo en los últimos días (a modo maratón ,como no) he tenido que cambiar de opinión. El motivo es que me he encontrado con una buenísima temporada, que digo, una genialidad.
     Sin duda estamos ante una serie que a pesar de llevar ya cuatro temporadas no decae y se va superando temporada tras temporada. (No hay muchas series en el panorama actual de las que pueda decirse lo mismo). Si a eso le sumamos que hablamos de una serie donde prácticamente su totalidad transcurre entre las paredes de una prisión, el mérito es aún mayor. Con permiso, eso sí, de los habituales y maravillosos flashbacks en los que conocemos el pasado de las numerosas reclusas del correccional.
     Debo añadir que pocas series saben hacer uso de ese género al que se suele llamar comedia dramática o "dramedia". Y la temporada presente es buen ejemplo de ello. !!Que levante la mano quien no se haya emocionado y reído por igual¡¡.


     Esta cuarta temporada comienza con unos episodios más bien cómicos y donde vemos lo habitual en la serie teniendo como referencia sus anteriores temporadas. (Teniendo en cuenta que comienzan con un asesinato y posterior "troceado y ocultación de pruebas" ya es decir). Pero a medida que se va avanzando en los capítulos la serie va entrando cada vez  más en el entorno dramático que se supone al estar en una prisión. Para culminar de forma extraordinaria en unos tres últimos episodios de los más emotivos que se recuerdan en toda la serie. De lo que sin duda tiene mucho la culpa el dramático final de "ese" personaje tan querido. (Desconozco los motivos de su salida de la serie pero no tengo dudas de que la elección de dicho personaje tiene unos resultados que no serían posibles con cualquier otro).

     Como es habitual en la serie, la polémica de los conflictos raciales tiene mucho protagonismo durante la temporada. La continua lucha por el dominio por parte de negras, hispanas, o blancas, nos ha dejado grandes tramas y continuos momentos de tensión. Aunque también se ha visto la capacidad de unión entre los diferentes grupos cuando surge un enemigo común. El nuevo equipo de guardas de prisiones con su estricto régimen disciplinario. Un equipo de seguridad en constante lucha tanto con las reclusas como con el alcaide. Un oprimente ambiente que resulta en el fatal desenlace de final de temporada que alcanza su momento álgido en los minutos finales del último episodio. Eso sí, con un brutal cliffhanger que nos deja la miel en los labios sobre lo que vendrá a continuación. Pero una cosa está clara, la vida de las reclusas de la prisión de Liechfield ya no será nunca la misma.


     Igualmente la serie tiene espacio para historias de amor (y sexo). Teniendo en cuenta que desde hace ya algún tiempo el show es totalmente coral sin que destaque ningún personaje sobre otro. Muy lejos del especial protagonismo de la "inocente" Piper de las primeras temporadas.
     Abusos de poder, corrupción institucional, alguna pérdida importante, alguna reaparición relevante, incluso muertes. Muchas preguntas y temas por cerrar. Todo ello hace en su conjunto que la cuarta temporada de "Orange is the new black"  sea una grandísima temporada. Lo peor, la larga espera hasta el regreso de la siguiente.
     

Entradas populares