"Crisis in six scenes" (Amazon, 2016)


   "CRISIS IN SIX SCENES"; El experimento de Woody Allen para Amazon.




     Hablar de Woody Allen es hablar de uno de los grandes. Un director que en mi opinión es capaz de darnos lo mejor y lo peor en un período corto de tiempo. Por ello tenía muchísima curiosidad por ver ese producto para la televisión creado por un hombre de "cine" con mayúsculas. "Crisis in six scenes" es el nombre de la criatura. Una miniserie de seis episodios (escenas) de escasos 25 minutos cada uno creados para la plataforma de streaming Amazon.
     Hay que decir que nos encontramos ante un proyecto sobre el que el propio Allen había mostrado muchísimas dudas abiertamente antes de su realización y algo de arrepentimiento después de su lanzamiento.

 ¿Qué encontramos en "crisis in six scenes?

     Para empezar, una combinación de lo más extraña e impensable. Ver a Miley Cyrus y Woody Allen compartiendo planos es algo que muchos jamás imaginaban ver. Una pareja que en escena hacen evidente que pertenecen a mundos artísticos opuestos. Por muchos esfuerzos que ambos pongan en normalizar la situación la química tan ansiada entre actores brilla por ausencia. Aún así, su interacción nos logra sacar alguna que otra sonrisa (breve, eso sí).
     En general, la historia nos transporta a los convulsos años sesenta y los continuos cambios sociales y políticos en la sociedad urbana norteamericana. Y en medio de esta revolución social, un matrimonio de lo más común de la clase media-baja tiene que lidiar con un importante giro en su tranquila vida cuando "Lenny" Dale (Miley Cyrus), una vieja amiga de la familia y antisistema convencida, llega a su casa en busca de refugio y ocultamiento. Un hecho que hace tambalear la tranquilidad del matrimonio y todo su entorno. Con ello, a través de sus diferentes episodios vamos viviendo variadas situaciones bastante surrealistas entre los protagonistas y una serie de personajes secundarios. (Entre los que se encuentran una siempre efectiva Rachel Brosnahan).



     La serie lleva el sello inconfundible de Woody Allen, unos diálogos alocados pero correctamente construidos, un ritmo acelerado pero siempre bajo control, y unas situaciones cómicas bastante surrealistas. Además, nunca falta el carácter "neurótico" de su protagonista y sus obsesiones y demonios internos. Algo que nadie como Woody Allen sabe hacer tan a la perfección. Mención especial merece la actriz Elaine May en el papel de su racional mujer. Llevando siempre la tranquilidad y la armonía al matrimonio a pesar del carácter de su marido.



     En resumen, me he encontrado con una serie que aunque no pasará a la historia de la televisión por innovadora y rompedora, te permite pasar un buen rato con el Woody Allen más conocido y popular. Unos seis episodios que puedes ver a buen ritmo dada su corta duración. Teniendo en cuenta que en base a los comentarios de su creador es algo que seguramente no se repita, al menos puedes ver el granito de arena dejado por Allen al cada vez más potente mercado televisivo.
   

Entradas populares