MEDICI; Masters of Florence


   
     
MEDICI; MASTERS OF FLORENCE.
    Una serie elegante e interesante, pero poco innovadora en contenido.

     Series sobre el Renacimiento han salido bastantes. Algunas grandes series y otras han pasado sin pena ni gloria en nuestros días. "Los Borgia" (versiones americana y europea) "Los demonios de Da Vinci", por nombrar algunas, que sin ser obras maestras son series interesantes y entretenidas. Pero hay algo que caracteriza a la serie en la que se basa esta entrada y es que desde un primer momento nos damos cuenta que estamos ante una serie política, histórica pero política. Con ello entendemos que no veremos grandes batallas ni exploraremos otros aspectos que otras series pueden ofrecer. Pero esto no signica que esta serie sea menos interesante y llamativa.
 
     Medici; Masters of Florence ofrece un retrato en términos políticos de los verdaderos dueños de la ciudad estado de Florencia durante la primera mitad del siglo XV, los grandes clanes familiares dedicados a la Banca. Y entre ellos una creciente e influyente familia, Los Medici. Cualquiera que haya tenido oportunidad de visitar la ciudad de Florencia sabrá reconocer la incalculable influencia de esta familia en la historia, arte y arquitectura en cada uno de los rincones de la actual ciudad. Donde un nombre sobresale por encima de todos, Cosme el Grande, o Cósimo di Medici. Y es sobre este personaje histórico sobre el que recae el mayor peso de la serie. Interpretado por un "justo" Richard Madden (Rob Stark en Juego de Tronos). Los conflictos en el propio seno familiar y los enfrentamientos con otras grandes e influyentes familias rivales como los Albizzi y Los Pazzi engloban la trama general de la serie. Destaca también la participación de Dustin Hoffman en el papel de padre y mentor de Cósimo durante los primeros episodios. Unos episodios narrados en dos tiempos en los que vemos una serie de acontecimientos que marcarán en carácter del verdadero protagonista de la serie.




     Uno de los puntos fuertes de la producción Británica-Italiana es la ambientación. Favorecido siempre por el gran escenario natural que ofrece la ciudad de Florencia, lugar principal del rodaje de la misma. Además de un fantástico vestuario y gran trabajo de maquillaje. Con unos efectos visuales muy logrados somos testigos de cómo eran algunos de los edificios más emblemáticos y populares de la ciudad. Donde destaca sobre todo la gran catedral de Florencia. Y sobre la construcción de su tan famosa cúpula gira una parte de la trama de la serie, pero que en mi opinión quedó algo reducida y a medias. Una pena!!
     Por otro lado, conocemos a través de la serie la gran influencia de La Iglesia Católica en los conflictos políticos de las diferentes Ciudades Estado de la época. Con presencia del Papa del momento en los asuntos propios de la ciudad florentina. Además de la lucha entre las grandes familias de banqueros por convertirse en el banco oficial del Vaticano y el gran poder que ello significaba.

   
 
Por todo ello, nos encontramos con una serie entretenida, elegantemente rodada y ambientada. Con un reparto algo coral donde el peso lo lleva sin dudarlo Richard Madden como el auténtico protagonista. Una delicia para aquellos amantes de las historias políticas de época, especialmente centradas en el gran
Renacimiento italiano. Aunque como decía en el título de la entrada, destaco su falta de innovación en cuanto al contenido de sus tramas. Traiciones, amantes, enfrentamientos abiertos y a la sombra, muchos aspectos de sobra tratados y vistos en otras muchas series. Pero que a pesar de ello, hace que pasemos un rato de lo más entretenido durante sus ocho episodios de la primera temporada.
   

Entradas populares