"THE YOUNG POPE". (Sky Atlantic; 2016)


                                     





  "THE YOUNG POPE".  El nuevo despertar de Jude Law de la mano del inconformista Sorrentino.











                              Resultado de imagen de the young pope

     La serie "The Young Pope" es a primera vista extraña, compleja, y reflejo de una visión particular. Puedes ser creyente y sentirte indignado y fascinado a la vez. Puedes no ser creyente y sentir admiración, fascinación e indignación de la misma manera. Sin duda, es una serie que no está dirigida a todo el mundo. Pero lo que no será nunca es una serie mala o mediocre. Puedes amarla u odiarla, pero siempre teniendo en cuenta que estás ante algo diferente, lejos de los estándares habituales de nuestra televisión.
     Cuando hablamos de "The Young Pope" hablamos de Paolo Sorrentino y todo lo que ello significa. Y es que el que fuera galardonado con un Oscar (La gran Belleza, 2013) siempre tiene su particular punto de vista de la realidad y del mundo que nos rodea. Y en esta ocasión no ha querido salirse del guión autoimpuesto.

    Para la ocasión nos trae a dos intérpretes muy conocidos en el ámbito cinéfilo, pero que viene a demostrar, una vez más, el auge y el cada vez más frecuente salto del cine a la televisión de infinidad de actores y actrices de renombre. Es así como conocemos a Lenny Bellardo (Jude Law) con nombre papal PIO XIII, un nuevo (y joven) Papa nombrado contra pronóstico como maniobra política por ser a priori manejable, pero que tan pronto ocupa su cargo demuestra ser todo lo contrario. Estamos ante un Papa joven, atractivo, fumador empedernido, y ultra-conservador. Además, la duda de su verdadera creencia y fe en Dios sobrevuela constantemente durante algunos episodios.
En su camino de transformación de la Iglesia estará siempre acompañado de la hermana Mary (Diane Keaton), una especie de madre adoptiva y consejera para él. Aunque vemos que en ocasiones también muestra ciertas dudas sobre sus actos y ambiciones.

    Algo que queda evidenciado en la serie es que gran parte de la razón por la que el nuevo Papa muestra tal característico carácter y personalidad es su pasado como huérfano. Un niño abandonado en un convento por unos padres que prefirieron vivir una vida libertaria por encima de criar a su propio hijo. La lucha del Pontífice contra su propio trauma y complejos están presentes con mucha frecuencia en sus discursos y decisiones.
    Pero más allá de los problemas personales del nuevo vicario de Cristo, la serie se mete en temas tan delicados como la homosexualidad en la Santa Sede y la Iglesia en general. Además de dedicar un importante tiempo, sobre todo en los últimos episodios, a un caso concreto de pedofilia y cómo es manejado el asunto desde el seno de la institución. Algo que tratan sin miedo y sin ningún tipo de tapujos. Es además una trama que implica la aportación española a la serie, de la mano del actor Javier Cámara, como el padre Gutiérrez. Y es en su relación personal con el Papa donde se crea uno de los tandem más interesantes de la serie. Unas escenas de ambos juntos en las que nos dejan grandes diálogos y reflexiones por ambas partes.
     Por otra parte, también es digno de atención el papel desarrollado por el actor italiano Silvio Orlando como el Jefe del Estado Vaticano. Un personaje, perfectamente interpretado, que viene a reflejar las grandes contradicciones sobre la figura del nuevo Pontífice. Una visión que va cambiando constantemente de la consternación a la admiración, y viceversa, en función de las decisiones que se van tomando desde lo más alto de la Institución Eclesiástica.

                                            Resultado de imagen de the young pope

     En cuanto a aspectos técnicos, la serie es un verdadero recordatorio de las capacidades de su creador. Destaca sobre todo un entorno onírico y místico en infinidad de escenas. Reflejado principalmente en las continuas ensoñaciones y visiones de Pío XIII. Además, la fotografía es excelente, con el aliciente de un juego de cámara sobresaliente por parte del director. Si a todo ello le sumamos un guión y unos diálogos inteligentes y muy trabajados, acompañado todo de un incontable número de frases lapidarias, tenemos ante nosotros un conjunto digno de admiración.
     Sin salir de estos aspectos, hay algo que resalta sobre todo lo demás, y es el continuo uso de grandes silencios, miradas y gestos, que por sí solo son suficientes para llenar infinidad de escenas relevantes.

    Mucho se ha hablado sobre el acierto o no de la elección de un actor tan conocido y popular para interpretar un papel tan importante como es el de Papa. Y en este punto tengo que decir que en mi opinión, la decisión no ha podido ser más correcta. Dejando a un lado la magnífica interpretación del actor Jude law.
    Para terminar, me gustarían dejar en el aire una pregunta que los que hayan tenido oportunidad de ver la magnífica serie seguro que, como yo, les crea como mínimo cierta curiosidad, es decir, ¿Dónde está Tommassino Perrota?


* Valoración General; 

- Dirección  10/10
- Interpretación 10/10
- Ambientación 9/10
- Música 8/10
- Guión 9/10


 

Entradas populares