BILLIONS; Segunda Temporada (Showtime)


       BILLIONS : TEMPORADA SEGUNDA.

       "Las fichas vuelven la tablero"

                         

     Lo de la segunda temporada de la serie de Showtime es un reseteo en toda regla. La serie sobre la lucha entre la ley y las altas finanzas ha dicho fin a la segunda temporada, tal como acabó la primera. Ese "deja vu" en forma de cara a cara final entre las dos grandes figuras enfrentadas nos recuerda inevitablemente al final de la primera temporada. Pocas cosas han cambiado, y a la vez ya nada es lo mismo para ambas partes. La conclusión que podemos sacar como testigos es sencilla, esto es, aquí no hay ganadores. Algo que se evidencia al terminar de ver todos los episodios y es que el precio a pagar por salir vencedor es demasiado alto para ambas partes.
     El magnate financiero Bobby Axelrod (Damian Lewis) ha visto peligrar su matrimonio debido a las obligadas mentiras. Mientras que su oponente, el fiscal Chuck Rhodes (Paul Giamatti), ha visto como se reciente tanto su relación como su bolsillo. Un precio demasiado alto para los beneficios obtenidos. Pero aquí el fin último es quedar siempre por encima de su oponente, cueste lo que cueste, y sin importar los daños colaterales.

      Han sido varias las caras nuevas vistas en la nueva temporada. Unas con más peso y protagonismo que otras. El fichaje de James Wolk (Zoo, Mad Men) ha sido quizás el más llamativo y anunciado, y a la vez el más estéril. Sólo unas breves apariciones y sin apenas relevancia en la trama, salvo un escarceo amoroso que en el futuro puede traer consecuencias. Por lo pronto, nada destacable. En cambio, la incorporación de Asia Kate Dillon, como el nuevo y revelador fichaje de la compañía Axe Capital ha sido todo un descubrimiento. Personaje que rápidamente se gana la confianza del magnate y que deja interesantes momentos a la serie. Por su parte, la incorporación de Danny Strong (Las Chicas Gilmore, Buffy), como rival financiero del propio Axe ha sido algo desaprovechado. Limitado a unos pocos episodios en la primera mitad de la temporada.

                             
 
    Pero si de desaprovechar hablamos, sin duda la dirección a tomar es referente al elenco femenino de la serie. La serie es mayormente masculina (que no machista) pero para romper esa cualidad están las esposas de ambos protagonistas. Wendy Rhodes, una magnífica Maggie Siff, y Lara Axelrod (Malin Akerman), dos mujeres que ante todo son testigos del desgaste de "sus hombres" pero que más allá de eso aportan muy poco teniendo en cuenta las grandes posibilidades que tienen como protagonistas, en base a sus capacidades y aptitudes. Un punto necesario para ofrecer una línea argumental más allá de la que tienen los dos hombre protagonistas. En muchas ocasiones necesaria, todo sea dicho.

       Por último, y a pesar de que en ocasiones se pierde en terminología financiera de difícil comprensión para la mayoría, hemos visto una temporada muy similar a la primera. Caracterizada por ese juego continuo de victorias y derrotas alternas entre ambas figuras. Un juego que refleja las batallas de una guerra que aún está por revelar su desenlace final. Para ello debemos esperar a la tercera temporada, ya confirmada.

Entradas populares