House of Cards; Esto ya lo he visto.


 House of Cards; Quien te ha visto y quien te ve...

                           

     Algo extraño me está pasando al ver la quinta de House of Cards, y es que tengo la sensación de haberlo visto todo ya. Tengo que reconocer que no me sorprende como hacía en sus primeras temporadas. Algo preocupante si pensamos que precisamente eso era uno de sus grandes puntos fuertes. El ver el límite (si lo hay) del matrimonio Underwood para conseguir sus objetivos. Ya sabemos que el crimen está siempre entre su repertorio, pero parece que ha pasado una eternidad desde las brutales acciones de las primeras temporadas. Unos actos que recordamos como de lo más chocante, emocionante, y llamativo de aquella época. Pero la serie de Netflix se ha convertido en algo diferente. Ha perdido esa capacidad de empatización con los principales protagonistas. Quizás tenga que ver con el carácter derrotista que hemos visto en la temporada anterior y que ha continuado, al menos en parte, en esta quinta. Si bien es cierto que, en cambio, hemos notado una evolución brutal de Claire Underwood haciendo auténtica sombra a su marido y presidente. De lo mejor del recorrido natural de la serie (no todo va a ser negativo). Fantástica siempre Robin Wright!!

                           

      Nadie va a dudar de la calidad técnica de la serie. Ni mucho menos su calidad interpretativa, tanto de principales como secundarios. Eso no lo pongo en duda. Pero la maldad de los Underwood no parece tan impactante. Y mira que maldad hay por doquier en la temporada. Tanto que pienso que todos son "malos". A su manera, eso sí. Se podría decir que la sociedad política que muestra quedaría dividida en algo así como 'malos', 'medio malos', ' malillos', esto es que las buenas acciones altruistas brillan por su ausencia.
      Podría relacionarse con la salida de Beau Willimon de la serie tras la cuarta temporada, pero en mi opinión es algo más relacionado con el desarrollo natural de la serie. Quizás deben plantearse que el drama político está algo desgastado y falto de frescura. ¿Será el momento de plantearse, como se suele decir, el darle un cierre digno?. Reconozco que no soy enemigo de la opción. Aunque me duela porque Spacey es mucho Spacey, y lo que me nos ha dado en sus cinco temporadas es mucho. Aún así, reconozco que seré de los que vea lo que tenga que venir de aquí en adelante, así soy.

   

Entradas populares