"Orange is the New Black". Cuando el final no es el esperado.


"Orange is the New Black" (Quinta Temporada)
  El uso de los cliffhanger como arma de doble filo.

                             
   
     Tengo la sensación de que el uso de los cliffhangers, esos finales abiertos que parecen ser pero no son, están cada vez más extendidos. Algo que personalmente me preocupa. Hemos vivido últimamente varios finales de serie con esta característica que reconozco, no termino de entender su objetivo. O al menos me puede parecer algo contraproducente. Si es cierto que puede ayudar a crear la sensación de querer seguir viendo esto o aquello, sobre todo cuando es utilizado al final de un episodio, pero cuando se usa al final de una temporada la cosa tiene otra lectura. Además hay que tener en cuenta que en muchos casos el tiempo que transcurre hasta volver a ver lo nuevo de una serie se puede demorar mucho más de lo esperado, por lo que de alguna manera pierde todo sentido a largo plazo.
     Es obvio que a muchos les pueda parecer emocionante, sorpresivo, arriesgado. En mi caso, ya me tienen un poquito harto (sólo un poquito). Yo quiero ver un final como tal. Por supuesto que entiendo que se dejen cuestiones sin cerrar y tramas abiertas pero otra cosa es, directamente, no darle ningún final. Al menos a mí, se me queda cara de tonto, de engaño, de estafa. Después de estar viendo una serie de "tantos episodios", tanta horas siguiendo una historia...para no saber cómo termina. ¿En serio? La lógica que me lleva a entender, en parte, este abuso excesivo de este recurso es el de mantener una audiencia concreta. Pero aquí viene la pregunta que se somete a debate ¿Realmente unos espectadores que llevan viendo tantas temporadas de una serie deciden seguir viendo tal serie debido a ese final inconcluso?...


     ((Aviso de posibles spoilers a partir de aquí))

                               


      Es así como llegamos a la serie en cuestión, "Orange is the New Black", con su temporada quinta recientemente estrenada en Netflix. La he visto entera y tengo que decir que en general tengo una sensación agridulce desde su cierre/no cierre de temporada. La premisa de la nueva temporada es básicamente la del motín con que terminaba la temporada anterior. Por tanto, sin salir de Lichfield, teníamos un nuevo escenario. Al menos una situación novedosa respecto a las temporadas previas. Y ha sido una temporada genial. Con un ritmo algo más acelerado. Y sobre todo destaca por ser la temporada más coral de todas, donde llama bastante la atención la poca e irrelevante participación de Piper y Vaus (Taylor Schilling y Laura Prepon), más allá de su compromiso matrimonial. La quinta temporada la gran protagonista absoluta es la propia Lichfield.
     Pero entonces nos plantamos en el episodio final, después de más de doce horas de acción, humor y emoción, esperando a ver el desenlace final del motín y las consecuencias de los actos perpetrados...y no sabemos cómo termina para el grupo. Sabemos que la prisión ha sido recuperada por las autoridades, la mayor parte de las internas bajo custodia, pero hay un grupo de diez entre las cuales se encuentran algunos de los personajes más relevantes, pero no sabemos qué pasa con ellas cuando entran a la fuerza a por ellas. No, ahí acaba el episodio, ahí acaba toda una temporada, una muy buena temporada, que en mi opinión me deja mal sabor de boca por no poder darle un cierre como Dios manda. La única buena noticia de todo esto es que la serie tendrá dos temporadas más, y ahí estaré yo para verla a pesar de todo. Quizás me equivoque y al fin y al cabo funciona todo esto. No sé, no sé...

Entradas populares