The Handmaid's Tale. (Temporada 1)


   "The Handmaid's Tale"; Tan incómoda y repulsiva que...no puedes dejar de verla.

  Analizamos lo que ha sido su primera y fantástica primera temporada. 

                            


     Me pregunto qué se le puede pasar por la cabeza a alguien para atreverse a llevar a la pequeña pantalla la adaptación de la novela de Margaret Atwood. En principio, no debería parecer una labor sencilla por diferentes motivos. Dejando a un lado los recursos audiovisuales, hoy en día basta con inversión, lo más interesante que me resultaba era la repercusión que pudiera tener la historia que cuenta. Y ahora que ya se ha emitido la serie al completo, es indudable que no a dejado a nadie indiferente. Ya sea por su belleza estética, su dureza por momentos, muchos momentos, o por la intriga implícita en la historia, de lo que no cabe duda es que la serie es arriesgada, atrevida y sincera. Es una serie que puede crear incomodidad, rabia y frustración, pero que en cambio, es algo que te arrastra a verla con pasión. Quizás lo que en el fondo nos arrastra a verla es precisamente la esperanza de que las circunstancias cambien en ese duro mundo distópico. ¿Quién sabe?

     Resulta curioso que la serie abarque en la primera temporada toda la novela de la autora canadiense. Con una segunda temporada en curso, de aquí en adelante lo que ocurra será nuevo para todos. Sea lo que sea, la historia en sí tiene mucho margen para seguir explorando ese mundo cruel.

- Los valores del Sistema por encima de los personales.

     La historia de "The Handmaid's Tail" es una historia de moral, de valores. Un sacrificio de una minoría para el bien de una mayoría, del Sistema. Aunque el fin último de todo sea la supervivencia. No ya la supervivencia de una Nación, de un país o sociedad en concreto, sino la de una especie. Que planteado de cierta manera puede llegar a parecer necesario, aunque para ello se tenga que poner fin a la libertad de una parte de esa sociedad. Así, el resultado es la sociedad autoritaria que vemos reflejada en la serie. Por desgracia en la historia de la humanidad hemos visto más de un período con características similares. Pero igualmente, hemos visto que siempre hay una parte de esa sociedad que se resiste en aceptar esos valores.

                           

 - La sexualidad no es una opción, es una necesidad.

     Es uno de los aspectos más llamativos y comentados de la serie. En este mundo imaginario la sexualidad está muy lejos de ser un motivo de placer y disfrute. Es la necesidad que impera para poder hacer perdurar la especie. Por ello son tan valiosas "las criadas", las auténticas protagonistas. Aunque como hemos visto en la serie, siempre queda algún retazo de los instintos más básicos, como por ejemplo ese especial burdel de nombre "Jezabel".


 - Una serie innovadora, atípica.

    En resumen, diré que a pesar de ser una serie algo incómoda de ver por momentos, es una serie con numerosas virtudes más allá de su argumento. Destacable es en primer lugar el gran trabajo de Elizabeth Moss como una de las fértiles criadas y su lucha por mantener su humanidad robada. Además de varios secundarios que hacen un trabajo exquisito en general.
     Por otra parte, destaca mucho el tratamiento que se hace de la luz a lo largo de toda la temporada. El cual no hace más que sumarse al resto de factores que hacen que la atmósfera resulte de lo más opresiva.
    En general, una fantástica serie que tiene numerosos valores para convertirse en una de las grandes revelaciones del año. Aunque aún no ha dicho su última palabra ya que una segunda temporada está ya garantizada, por lo que la pregunta ahora es saber qué será de la historia a partir de este punto, una continuación puramente original, con sus pros y contras.

   

Entradas populares